Ahora sabemos que hay un efecto de la lectura sobre el cerebro y los beneficios para los niños son incalculables y para toda la vida.

Existen muchos estudios que han aportado conclusiones importantes sobre los beneficios de la lectura desde temprana edad, como el de la Academia Americana de Pediatría que ha animado a los padres a leer a sus hijos desde el nacimiento con el objetivo de fomentar el aprendizaje temprano y crear conexiones en el cerebro que promueven el desarrollo del lenguaje.

Los libros permiten que los niños entren en el mundo de arte, el dibujo y la imagen a través de las ilustraciones y llevar al niño a conocer, ser curiosos, cuestionar las cosas y el mundo en el que viven y están creciendo.

Pero más allá de los beneficios que presenta la lectura a temprana edad en el desarrollo cognitivo y el cerebro de los niños, también favorece el desarrollo del vínculo afectivo con los padres y éste es un beneficio muy importante.

Tanto mamá y papá pueden apoyarse en los cuentos para abordar los problemas de sus hijos como el miedo, los celos o bien, ayudarlos en su etapa al aprender a ir al baño, entre otros temas; es así como los libros funcionan como una herramienta de comunicación con los niños.

Los padres pueden valorar el momento de lectura de los hijos con cualquier tipo de libro, sobre todo en los primeros años de vida en los que los libros de tela, de cartón e interactivos les permitirán también estimular sus sentidos. Las editoriales proporcionan una infinidad de alternativas en las que podemos elegir y hacer el momento de la lectura divertido y entretenido.

Sin duda, nuestra voz será algo que a los bebés y niños les encanta escuchar y ésta es una conexión que se logra a través de la cercanía que nos permite la hora de la lectura.

Lo más importante es apreciar estos momentos que crean lazos afectivos, unos minutos antes de dormir o bien, elegir un lugar especial en casa donde podamos leer por unos momentos durante las tardes nos permitirán estrechar la comunicación y nuestra relación con los hijos y ellos se verán beneficiados hasta la edad adulta.